Puerto Rico se encuentra en la ruta de los huracanes tropicales en el Caribe, sufriendo en promedio los efectos directos e indirectos de un disturbio tropical cada diez años. Datos históricos establecen que desde 1502 hasta el 1989, un total de 108 huracanes o tormentas tropicales afectaron directa o indirectamente a Puerto Rico (Quiñones, 1992). Entre 1989 y el 2011, la Isla fue afectada por los siguientes huracanes o tormentas tropicales: Hugo (1989), Hortense (1996), Georges (1998), la tormenta tropical Jeanne (2004), e Irene (2011). El huracán más destructivo de la historia de Puerto Rico probablemente fue San Ciriaco, que azotó a la Isla el 8 de agosto de 1899. Dejó una secuela de 3,000 muertos y una agricultura arruinada. El huracán San Felipe II (13 de septiembre de 1928) causó la pérdida de 300 vidas y daños aproximados de $50-85 millones (DRNA, 1980). En agosto del 2011, el huracán Irene azotó sectores del este-noreste de Puerto Rico, ocasionando hasta 20 pulgadas de lluvia en varias cuencas e inundaciones severas.  Desde el punto de vista del agua en Puerto Rico, los huracanes generalmente generan lluvias intensas con acumulaciones de hasta 30 pulgadas en 24 horas, resultando en escorrentías severas e inundaciones frecuentes. Aparte de su efecto destructor sobre la infraestructura de la isla, estos eventos impactan en forma positiva y negativa los ríos, embalses, acuíferos y estuarios.  Las altas escorrentías en quebradas y rios renuevan sus cauces y generalmente mejoran la calidad del agua, excepto por el transporte y acumulación de sedimentos. Los acuíferos reciben recargas que ayudan a sostener su equilibrio dinámico y abastecer los manantiales y tramos de rios y lagunas costaneras que alimentan. Los embalses se llenan de agua proveyendo reservas para consumo y riego, pero recibiendo grandes cantidades de sedimentos lo cual reduce su capacidad útil. Los sistemas naturales de la Isla, incluyendo las cuencas y la fauna y flora que las habita, se han adaptado a estos eventos periódicos de extremos de vientos y lluvias. La trayectoria de los huracanes importantes que han afectado a Puerto Rico recientemente se ilustra abajo, así como la distribución aproximada de la precipitación causada durante el huracán Irene en agosto del 2011.

 RECURSOS DE AGUA DE PUERTO RICO
CLIMA:  Huracanes

Desafortunadamente, el desarrollo urbano improvisado en muchos sectores de la Isla ha resultado en la invasión de los valles inundables y el cauce de los ríos, por lo que estos meteoros ciclónicos terminan causando inundaciones severas y grandes daños a la infraestructura, particularmente a las viviendas.Los efectos adversos no se limitan a los huracanes, sino también debido a la lluvia e inundaciones causadas por otros fenómenos climatológicos extremos como las tormentas tropicales, vaguadas y frentes de frío. Las inundaciones son la causa mayor de muertes y daños materiales durante eventos catastróficos climáticos en la Isla, y afectan mayormente las áreas cercanas a cuerpos de agua y los valles costaneros. La Junta de Planificación de Puerto Rico (JP) y la Federal Emergency Management Agency (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias o FEMA) preparan y publican mapas de las zonas inundables en la Isla (ver sub-página sobre inundaciones). El USGS publica periódicamente mapas de inundaciones históricas en cuencas y valles específicos. Los mapas del USGS se basan en determinaciones en el campo de las elevaciones de la zona inundada, mientras que los mapas de la JP y FEMA utilizan los datos históricos del USGS y modelos matemáticos para estimar los niveles de inundaciones para la frecuencia de 100 años. Los deslizamientos son comunes en las áreas montañosas con pendientes pronunciadas donde la precipitación anual, su frecuencia y su intensidad son altas. El deslizamiento de terreno más importante en la Isla debido a lluvias torrenciales ocurrió el 7 de octubre de 1985 en la Comunidad Mameyes en Ponce, causando la muerte a 127 personas. Aproximadamente 22 pulgadas de lluvia ocurrieron en 24 horas en las laderas al norte de Ponce, induciendo el deslizamiento al saturarse el terreno en la colina ocupada por la comunidad. 
RUTA APROXIMADA DE LOS HURACANES SOBRE PUERTO RICO DESDE 1928 AL 2011
Inicio

Los cambios climáticos globales (irrespectivo de su causa) se han extrapolado para estimar los efectos potenciales en Puerto Rico y la zona del Mar Caribe. Se ha especulado que la frecuencia de los huracanes en Puerto Rico ha aumentado como resultado del cambio climático, y que los patrones de lluvia en el Yunque se han alterado. Varias organizaciones privadas y federales llevan a cabo proyectos en el Bosque Nacional del Yunque para tratar de determinar los efectos de estos cambios en los ecosistemas del Yunque. En cuanto a los huracanes, los datos históricos de los que han afectado a Puerto Rico desde el 1502 (Salivia, 1972; Quiñones, 1992), actualizados hasta el 2011), establecen sin muchas dudas que no ha aumentado su frecuencia entre 1502 y el 2011.  La figura siguiente ilustra el número de huracanes que impactaron a la Isla cada año desde 1502 al 2011 (la línea roja entrecortada representa el promedio acumulativo ("running average") con un período entre re-cálculos de 10 años). Por el contrario a lo alegado, los datos históricos establecen que han ocurrido varios períodos en los siglos 18 y 19 cuando los huracanes afectaron a Puerto Rico con mayor frecuencia que en los últimos 13 años, cuando ocurrieron cuatro (4) eventos como se ilustra en la figura superior. El informe resumiendo estos huracanes y su categoría y paso por Puerto Rico o su vecindad se puede bajar en formato PDF pulsando el link siguiente.
El huracán Irene en su paso sobre Puerto Rico del 22-23 de agosto de 2011, con lluvias acumulativas de hasta 20 pulgadas que inundaron varios municipios de la Isla (foto de la NASA, 2011)
Inicio

Huracán Irene en su paso sobre Puerto Rico en el 2011